Pakistán: Poner fin a la explotación y el abuso de niñas en servidumbre doméstica

Igualdad Ya se preocupa profundamente por los casos de dos niñas pakistaníes que trabajaron en la servidumbre doméstica y que aparentemente fueron torturadas y asesinadas por sus empleadores este año. Se calcula que en Pakistán hay alrededor de 264.000 niños sirvientes domésticos, mayoritariamente niñas, vulnerables a los abusos físicos y psicológicos y sin protecciones legales. Igualdad Ya apoya los esfuerzos de los grupos pakistaníes de derechos humanos para prohibir el trabajo doméstico para niños; reglamentar el horario de trabajo, las condiciones laborales y los salarios del sector de trabajo doméstico; e incluir en la legislación pakistaní sobre la trata de personas disposiciones contra la trata interna (incluyendo la trata de niñas en la servidumbre doméstica).

Aquí tiene una traducción al español de la carta en inglés que se encuentra a continuación y que se enviará al gobierno pakistaní.

Estimado/a [ ]:

Le escribo para expresarle mi más honda preocupación por la reciente muerte de dos niñas que trabajaban en servidumbre doméstica, Shazia Masih de 12 años, mantenida en condiciones similares a las de esclavitud y aparentemente torturada hasta la muerte por sus empleadores, y Yasmin de Okara de 15 años, aparentemente muerta por quemaduras infligidas por sus empleadores. Las investigaciones muestran que hay en Pakistán alrededor de 264.000 niños y niñas sometidos a la trata en servidumbre doméstica, la mayoría de los cuales son niñas. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estos niños ‘invisibles’, se encuentran prisioneros en los hogares de sus empleadores donde reciben poca o ninguna paga, están privados de tener una infancia o una educación normal, y están en riesgo de ser sometidos a abusos verbales, físicos, emocionales y sexuales.
 
Pakistán forma parte del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR), la Convención sobre los Derechos del Niño (CRC), la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), el Convenio de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil (No. 182), y el Convenio de la OIT sobre la edad mínima (C138) todo lo cual obliga a Pakistán a proteger a los niños de la explotación y el abuso, incluyendo la prohibición de cualquier empleo que les resulte perjudicial. Los casos de Shazia y Yasmin demuestran que la servidumbre doméstica, por medio de la cual las niñas son a menudo confinadas en los hogares de sus empleadores en condiciones similares a las de esclavitud, trabajando largas horas con mínima o muy poca paga y realizando tareas inseguras, es claramente explotadora y perjudicial.  No obstante, las leyes laborales de Pakistán no prohíben el trabajo doméstico como una ocupación perjudicial para los niños ni reglamentan el sector del trabajo doméstico para proteger los derechos de los adultos que trabajan en este sector. Además, de acuerdo con las normas legales internacionales, la mayoría de las niñas en el servicio doméstico deben ser consideradas víctimas de la trata de personas, ya que claramente han sido reclutadas, transportadas, transferidas, albergadas o recibidas con propósitos de explotación. Sin embargo, tampoco hay legislación que aborde la trata de personas dentro de las fronteras pakistaníes (ya sea con referencia a la servidumbre laboral o sexual).

Le pido que garantice que Pakistán cumpla con sus obligaciones de acuerdo con la ley internacional, incluyendo:
•    tomar medidas para prohibir la servidumbre doméstica de niños;
•    la reglamentación del horario de trabajo, las condiciones laborales y los salarios del sector de trabajo doméstico de adultos para impedir el abuso y explotación de los trabajadores domésticos;
•    tomar las necesarias medidas administrativas, sociales y educativas para proteger los derechos de los niños y terminar con su explotación; y
•    asegurar que la legislación sobre la trata de personas aborde la trata dentro de Pakistán y proteja a los niños que son objeto de trata en la servidumbre doméstica.  

Le agradezco su atención.

Atentamente, 

This action is no longer active. To view the current list of our active campaigns click here