Sudán: Cambiar la ley para que las víctimas de violencia sexual puedan acceder a la justicia

Foto ONU/Albert González Farran

ACTUALIZACIÓN DE 11 DE SEPTIEMBRE DE 2014: Gracias a los llamamientos que hemos hecho a los representantes del gobierno y a la declaración que presentamos en junio al Comité de Derechos Humanos, el gobierno ha proporcionado atención médica a la joven (que dio a luz en junio). Asimismo, ya no se enfrenta a la amenaza de la deportación porque los cargos de inmigración fueron suspendidos. Igualdad Ya continúa luchando para garantizar que se haga justicia en el caso de esta joven superviviente y que se modifiquen las leyes sudanesas relativas a la violación y al orden público.

Siga prestándonos su voz para pedir que se retiren todos los cargos contra ella. Muchas gracias por su ayuda.


En agosto de 2013, mientras buscaba casa en Omdurman, Sudán, una joven etíope de 19 años, divorciada y embarazada, fue llevada con engaños a un inmueble vacío y brutalmente violada por siete hombres, de entre 19 y 22 años. Inmediatamente después de la agresión, un policía encontró a la víctima, en evidente estado de alteración, pero no presentó una demanda de violación porque era festivo y la comisaría estaba cerrada. Lo más inquietante es que los agresores filmaron la violación y la subieron a las redes sociales en enero de 2014. Tras tener conocimiento de esta grabación, las autoridades detuvieron a todos los implicados, incluida la víctima. El Fiscal General ha impedido que la joven denuncie los hechos, sin fundamento jurídico alguno, aduciendo que estaba siendo investigada por el delito de ofensa a la moral pública. En un momento dado incluso se enfrentó a una pena de muerte mediante lapidación por adulterio, ya que la acusación cuestionaba su estado civil antes de afirmar que ella estaba divorciada.

Este caso pone de relieve las tremendas dificultades que tienen las mujeres en Sudán para obtener justicia cuando son víctimas de violaciones y violencia sexual. Desde su arresto, y pese a estar a punto de dar a luz, la joven ha permanecido en dependencias policiales. Hasta hace poco se le ha negado sistemáticamente el ingreso en un centro sanitario. El 20 de febrero, y tras confesar su autoría, tres de los agresores fueron condenados por adulterio, otros dos por actos obscenos y otro por distribuir material obsceno. Sus castigos han sido multas económicas y latigazos. El séptimo acusado fue puesto en libertad por no existir pruebas suficientes en su contra.
La víctima, en cambio, fue declarada culpable de cometer actos obscenos en virtud del artículo 151 del Código Penal. Ha sido condenada a un mes de prisión y a pagar una elevada multa de 5.000 libras sudanesas (900 dólares estadounidenses). Su condena ha sido suspendida debido al estado avanzado de gestación en que se encuentra, por lo que ha sido puesta en libertad condicional por un periodo de seis meses.

Lamentablemente, los problemas de la víctima no terminan aquí. Actualmente el tribunal le amenaza con acusarle de un delito de inmigración, que conlleva una pena de dos años de prisión y la consiguiente deportación a su país. Además, la acusación ha presentado también cargos contra ella en virtud del artículo 146 por adulterio, que tipifica como delito el embarazo de las mujeres no casadas. Contra los nuevos cargos se ha presentado el recurso correspondiente en nombre de la víctima, y el tribunal competente en materia de inmigración ha aplazado la vista hasta el 2 de abril de 2014.

Es preciso reformar la ley urgentemente, sobre todo el artículo 149 del Código Penal relativo a la violación. Actúe ahora y súmese a nuestro llamamiento a las autoridades sudanesas para que:
•    La acusación retire todos los cargos contra la joven etíope y cese todas las acciones legales para deportarla a su país.
•    Se proporcione a la joven la ayuda médica y psicológica necesaria como víctima y superviviente de la violencia sexual.
•    Se tomen medidas inmediatas para modificar el Código Penal de Sudán de 1991 y la Ley sudanesa de 1994 relativa a las pruebas legales con el fin de impedir que las víctimas de la violencia sexual sean criminalizadas y para garantizar que las mujeres y niñas violadas reciban la misma protección que los hombres ante la ley, de acuerdo con las obligaciones internacionales del gobierno.

Aquí tiene una traducción al español de la carta.

President Omar Hassan Ahmad al-Bashir


H.E. Mohammed Bushara Dousa

Minister of Justice


H.E. Fatih Ezzidin Ahmed

Speaker of the National Assembly


H.E. Mashair Aldawalab

Minister of Welfare & Social Security


H.E. Ali Ahmed Karti

Minister of Foreign Affairs


Más información sobre la campaña aquí:
http://www.equalitynow.org/es/take_action/sudan_561