Egipto: Aplicar la ley contra la mutilación genital femenina y procesar a los responsables de la muerte de Soheir al-Batea

Soheir al-Batea. Fotografía: Al-Masry Al-Youm
Igualdad Ya ha emitido un llamamiento a Egipto para que haga cumplir la ley contra la mutilación genital femenina y garantice justicia para Soheir-al-Batea. El 6 de junio de 2013 Soheir al-Batea, de 13 años, falleció después de que, a petición de su padre, un médico le practicara la mutilación genital femenina en una clínica de la provincia de Daqahliya, al noreste de El Cairo. Según se ha informado, el Dr. Raslan Fadl, que realizó el procedimiento, fue interrogado por los fiscales y posteriormente puesto en libertad bajo fianza quedando a la espera de que finalice la investigación. La trágica muerte de Soheir pone de manifiesto la violación de derechos humanos de niñas y mujeres que representa la mutilación genital femenina, la cual supone un grave riesgo para la salud independientemente de si se realiza dentro o fuera de un establecimiento médico. En 2008 la mutilación genital femenina fue tipificada como delito en el código penal egipcio. Sin embargo, a pesar de esta prohibición, la medicalización de esta práctica está aumentando en Egipto, donde se estima que un 72 % de los procedimientos se realizan por médicos en clínicas privadas. Las organizaciones de derechos humanos de Egipto están preocupadas por las informaciones que les llegan de que el Ministerio de Sanidad está presionando para que el informe policial sobre el caso de Soheir registre el delito como «negligencia médica» en vez de como mutilación genital femenina y homicidio involuntario. Temen que, sin la existencia de mensajes contundentes por parte del gobierno, como la correcta implantación de la ley y una rápida aplicación de castigos para los autores, aumente la aceptación de esta práctica en Egipto después de la revolución de 2011, donde cada vez en mayor medida los derechos de las mujeres están pasando a un segundo plano a todos los niveles.

Únase a nosotros en el llamamiento al gobierno de Egipto para que respete sus obligaciones nacionales e internacionales mediante las siguientes actuaciones:

  • Implantar de forma efectiva la ley contra la mutilación genital femenina de 2008 investigando adecuadamente y procesando rigurosamente las violaciones y, en especial, asegurándose de que el médico que realizó el procedimiento y el padre de Soheir sean procesados por mutilación genital femenina y homicidio involuntario y castigados con todo el rigor de la ley.
  • Apoyar y fomentar la educación de la sociedad para cambiar la percepción y las creencias culturales sobre la mutilación genital femenina y reconocer que la mutilación genital femenina constituye una violación de los derechos humanos con consecuencias lesivas.
  • Garantizar que los proveedores de atención sanitaria cuenten con una formación exhaustiva sobre las implicaciones para la salud y los derechos humanos de la mutilación genital femenina y se abstengan de realizar cualquier tipo de práctica en este sentido.

Aquí tiene una traducción al español de la carta que se encuentra a continuación y que se enviará al gobierno de Egipto.

Me pongo en contacto con usted para transmitirle mi profunda preocupación por la trágica muerte de Soheir al-Batea, de 13 años, que falleció después de que, a petición de su padre, un médico le practicara ilegalmente la mutilación genital femenina en una clínica de la provincia de Daqahliya, al noreste de El Cairo. Según se ha informado, el médico que realizó el procedimiento, el Dr. Raslan Fadl, fue interrogado por los fiscales y posteriormente puesto en libertad bajo fianza quedando a la espera de que finalice la investigación. La trágica muerte de Soheir pone de manifiesto la violación de derechos humanos de niñas y mujeres que representa la mutilación genital femenina, la cual supone un grave riesgo para la salud independientemente de si se realiza dentro o fuera de un establecimiento médico.

La mutilación genital femenina puede tener consecuencias para la salud de por vida, tales como infección crónica, dolor intenso durante la micción, la menstruación, el coito y el parto y trauma psicológico. Nadie sabe el número de niñas que fallece debido a la mutilación genital femenina ya que no existe documentación adecuada al respecto. egún la Encuesta de Demografía y Salud realizada en Egipto en 2008 la tasa de prevalencia de la mutilación genital femenina entre niñas y mujeres de edades comprendidas entre los 15 y los 49 años es del 91 %.

Sé que desde 2008 la mutilación genital femenina es un delito tipificado en el código penal egipcio. A pesar de esta prohibición, la medicalización de esta práctica está aumentando en Egipto, donde se estima que un 72 % de los procedimientos se realizan por médicos en clínicas privadas. Me preocupan profundamente las informaciones de que el Ministerio de Sanidad está presionando para que el informe policial sobre el caso de Soheir registre el delito como «negligencia médica» en vez de como mutilación genital femenina y homicidio involuntario. Sin la existencia de mensajes contundentes por parte del gobierno, como la correcta implantación de la ley y una rápida aplicación de castigos para los autores, aumente la aceptación de esta práctica en Egipto, donde cada vez en mayor medida los derechos de las mujeres están pasando a un segundo plano a todos los niveles.

La OMS, de la que Egipto es Estado miembro, ha mantenido de forma sistemática que «bajo ninguna circunstancia los profesionales sanitarios y los centros de salud deben realizar la mutilación genital femenina».La Asamblea Mundial de la Salud de la OMS aprobó una decisión en 2008 instando a todos los Estados miembros a intensificar el trabajo dirigido a la eliminación de la mutilación genital femenina, aprobar un corpus legislativo contra dicha práctica y prohibir su realización por parte de cualquier persona, incluidos los profesionales médicos.

Egipto es parte de diversos tratados internacionales y regionales sobre derechos humanos que exigen la protección de las niñas y mujeres frente a la práctica de la mutilación genital femenina, como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes (CAT), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), el Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), la Carta Africana sobre los Derechos y el Bienestar del Niño y la  Carta Africana sobre los Derechos Humanos y de los Pueblos. Tanto el Comité de la CEDAW como el Comité de los Derechos del Niño han exhortado a Egipto a poner fin a la impunidad de los autores de la mutilación genital femenina y, tras la muerte de Soheir, UNICEF y UNFPA han publicado una declaración conjunta instando «a todas las autoridades a que hagan todo el esfuerzo posible para hacer cumplir plenamente la ley».

Por ello, le insto a asegurarse de que Egipto cumpla sus obligaciones nacionales e internacionales adoptando las siguientes medidas:

  • Implantar de forma efectiva la ley contra la mutilación genital femenina de 2008 investigando adecuadamente y procesando rigurosamente las violaciones y, en especial, asegurándose de que el médico que realizó el procedimiento y el padre de Soheir sean procesados por mutilación genital femenina y homicidio involuntario y castigados con todo el rigor de la ley.
  • Apoyar y fomentar la educación de la sociedad para cambiar la percepción y las creencias culturales sobre la mutilación genital femenina y reconocer que la mutilación genital femenina constituye una violación de los derechos humanos con consecuencias lesivas.
  • Garantizar que los proveedores de atención sanitaria cuenten con una formación exhaustiva sobre las implicaciones para la salud y los derechos humanos de la mutilación genital femenina y se abstengan de realizar cualquier tipo de práctica en este sentido.

This action is no longer active. To view the current list of our active campaigns click here

Más información sobre la campaña aquí:
http://www.equalitynow.org/es/take_action/mgf_action383