Estados Unidos: Planteamiento sobre el papel del ejército estadounidense en el fomento del tráfico sexual

Es ampliamente reconocido que donde existe una importante presencia militar se producirá un crecimiento destacado y simultáneo del sexo comercial y del tráfico de mujeres y niñas en dicho negocio. Este fue el caso de Alma, una de las muchas mujeres explotadas en Filipinas por los soldados destinados en la base militar estadounidense allí radicada. Aunque Alma pudo escapar de esta vida y ahora se dedica a defender a otras mujeres y niñas, el tráfico y la explotación de mujeres y niñas por parte de las tropas estadounidenses destinadas en el extranjero, continúa hoy día en Filipinas y en otros lugares. Como prueba del reconocimiento del vínculo existente entre la demanda de sexo comercial y el tráfico sexual, el gobierno estadounidense prohibió explícitamente en el año 2005 la compra de sexo comercial por parte de los miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses. No obstante, aunque los artículos periodísticos e informes de nuestros socios indican que las tropas estadounidenses siguen visitando los burdeles, muy pocos son procesados por la compra de sexo.

Únase a nosotros y exija al gobierno estadounidense que aplique la disposición militar que prohíbe la compra de sexo y que reitere su compromiso en la lucha contra la demanda de sexo comercial que fomenta el tráfico sexual. De este modo se garantizará que Estados Unidos esté a la altura de sus compromisos nacionales e internacionales para prevenir el tráfico sexual y la explotación de mujeres y niñas en todo el mundo.

Aquí tiene una traducción al español de la carta en inglés que se encuentra a continuación y que se enviará al gobierno de Estados Unidos.

Quisiera expresarle mi preocupación por el papel del ejército estadounidense en el fomento del tráfico y de la explotación sexual en el negocio del sexo comercial de todo el mundo. El gobierno estadounidense ha reconocido oficialmente el vínculo entre la demanda de sexo comercial y el negocio del tráfico sexual, y en el año 2005 acometió las acciones necesarias para prohibir la compra de sexo por parte de los miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses. No obstante, me preocupa que esta disposición contra la compra de sexo no se haya aplicado suficientemente. Los últimos artículos periodísticos e informes indican que sigue existiendo el tráfico y la explotación de mujeres y niñas en los burdeles circundantes a las bases militares estadounidenses de ultramar a pesar de la política de tolerancia cero en lo que respecta al tráfico sexual y a la demanda que lo fomenta.

El tráfico sexual es un negocio ilícito que opera según los principios del mercado de la oferta y la demanda. La demanda la generan hombres que pagan por tener sexo, lo que garantiza la continuidad de la existencia del tráfico sexual. Los traficantes, los proxenetas y los organizadores se aprovechan de esta demanda y proveen los millones de mujeres y niñas que son explotadas diariamente en todo el mundo. El gobierno estadounidense está sujeto a las leyes y políticas internacionales y nacionales contra el tráfico sexual para la reducción de esta demanda. La no aplicación de la disposición militar que prohíbe la compra de sexo debilita el compromiso del gobierno estadounidense por combatir el tráfico sexual y perpetúa el abuso de mujeres y niñas en todo el mundo.

Respetuosamente insto al gobierno estadounidense a que aplique la disposición que prohíbe la compra de sexo por parte de los miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses y reitere su compromiso en la lucha contra la demanda que fomenta el tráfico sexual. De este modo se garantizará que Estados Unidos esté a la altura de sus compromisos nacionales e internacionales para prevenir el tráfico sexual y la explotación de mujeres y niñas en todo el mundo, así como su política de tolerancia cero en lo que respecta al tráfico de personas.

This action is no longer active. To view the current list of our active campaigns click here

Más información sobre la campaña aquí:
http://www.equalitynow.org/es/take_action/tome_medidas_action481