Uganda: Investigación a fondo y persecución de los casos de violencia sexual contra las mujeres discapacitadas

ACTUALIZACIÓN 19 DE MARZO DE 2013: El sospechoso restante del caso, que había huido, fue hallado muerto a principios de 2013. Sin embargo, Igualdad Ya solicita que se le hagan pruebas de ADN al cadáver sin más demora y que el gobierno corra con los gastos.


Igualdad Ya ha instado al gobierno de Uganda a  que pase a la acción  y adopte las medidas necesarias para mejorar el proceso de investigación y aumentar el número de detenciones relacionadas con los casos de violencia sexual en mujeres discapacitadas.

En el 2007, Sanyu, una niña ugandesa de 13 años ciega y sordomuda, fue violada y a consecuencia de ello se quedó embarazada. Debido a sus discapacidades no pudo identificar a su violador. Por consiguiente, su madre solicitó la realización de las pruebas de ADN al padre y a tres hermanos de Sanyu, los únicos varones que podían acceder a ella, así como al bebé para determinar la paternidad, gracias al apoyo de nuestro socio ugandés, Acción Legal para Personas con Discapacidades (LAPD, por sus siglas en inglés). Sin embargo, el gobierno no respondió a la petición oficial y la policía cerró el caso. Tras conocer el caso, la organización internacional de derechos humanos, Igualdad Ya, recaudó en el 2011 fondos para la realización de las pruebas de ADN, y gracias a la ayuda de LAPD, consiguió reabrir el caso. El 24 de agosto de 2011 (cuatro años después de la violación) se tomaron muestras de ADN a tres de los cuatro sospechosos (uno de los hermanos había huido) y fueron enviadas al Laboratorio Estatal, tal como se exige para la admisión del juicio. Los resultados de las pruebas de AND tardaron más de un año en recibirse, y demostraron que el padre del bebé era genéticamente de la misma línea paterna, aunque ninguno de los tres era el padre del bebé de Sanyu. Por lo que sabemos, la policía no ha hecho nada por detener y realizar las pruebas al sospechoso huido.

Igualdad Ya y LAPD Uganda están seriamente preocupados por la falta de una investigación a fondo y por el retraso de cinco años en la aplicación de justicia para Sanyu, que ahora tiene 18 años, y exigen la mejora de los procedimientos legales en los casos de violencia sexual así como la adopción de otras medidas necesarias para poder ayudar a las víctimas discapacitadas.

La violencia sexual está muy extendida en Uganda y las mujeres y chicas discapacitadas son especialmente vulnerables. Según la Encuesta Demográfica y Sanitaria Ugandesa (2006), la primera relación sexual de prácticamente una de cada cuatro mujeres de entre 15-49 años de edad ha sido fruto de una violación y el 39% de las mujeres de este mismo intervalo de edad ha sufrido violencia sexual.  Según esta misma encuesta, el 20% de la población ugandesa padece algún tipo de discapacidad. Sin embargo, el gobierno no adopta las medidas necesarias para garantizar la aplicación de la justicia en las víctimas discapacitadas de violencia sexual mediante la implantación de técnicas de investigación que facilitarían el proceso.

Únase a Igualdad Ya y a nuestro socio LAPD en el llamamiento al gobierno de Uganda para que respete sus obligaciones nacionales e internacionales mediante las siguientes actuaciones:

  • Detención del sospechoso huido en el caso de Sanyu y realización de las pruebas de ADN a cargo del gobierno y con carácter inmediato.
  • Garantías de la inmediata aplicación de todas las pruebas de investigación pertinentes, incluidas las pruebas de ADN, en los casos de violencia sexual, especialmente en aquellos en los que las víctimas sean mujeres discapacitadas.

Aquí tiene una traducción al español de la carta en inglés que se encuentra a continuación y que se enviará al Gobierno de Uganda.

Richard Buteera

Director of Public Prosecutions


Hon. Chief Justice Benjamin Joseph Odoki

Chief Justice of Uganda


Lady Justic Alice E. Mpagi-Bahigeine

Deputy Chief Justice of Uganda