Estados Unidos: llamamiento para una tolerancia cero con respecto a la demanda de servicios sexuales que alimenta la trata de personas

Igualdad Ya acaba de publicar Acción Mujeres 42.1, en la que hace un llamamiento al gobierno estadounidense para que ponga en marcha una política federal de tolerancia cero con respecto a la demandas de servicios sexuales que alimenta la trata de personas con fines de explotación sexual.

Supuestamente, veinticuatro miembros del personal militar y el Servicio Secreto de Estados Unidos participaron recientemente, durante un viaje oficial a Cartagena (ciudad que el propio gobierno estadounidense identifica como destino de turismo sexual), en un encuentro con prostitutas a través de un burdel local. Ahora salen a la luz otras acusaciones similares contra agentes del Servicio Secreto, militares y empleados federales durante viajes oficiales a Argentina, El Salvador, Brasil y Rusia. Continúan saliendo noticias que ponen de relieve una cultura persistente en el Ejército y los Servicios Secretos de Estados Unidos que permite la contratación de servicios sexuales y por tanto la explotación sexual de mujeres y niñas.

La trata de personas con fines de explotación sexual es la industria criminal que más rápido crece, un sector que genera miles de millones de dólares. Esta práctica degrada y viola descaradamente los derechos humanos de niñas y mujeres en todo el mundo. Su motor principal es la demanda de servicios sexuales, y los ciudadanos estadounidenses contribuyen a esta demanda en todo el mundo porque representan una parte importante del número de turistas sexuales que viajan a lugares de todo el mundo.

En el marco de su campaña para prevenir el tráfico sexual, el gobierno estadounidense está sujeto a leyes y políticas nacionales e internacionales destinadas a reducir la demanda de servicios sexuales. El gobierno de Estados Unidos no cumple con sus obligaciones porque carece de una ley uniforme y coherente relativa al tráfico sexual y a la compra de servicios sexuales que aborde la conducta de los empleados federales y contratistas, militares y civiles. Igualdad Ya hace un llamamiento al Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que dicte una Orden Ejecutiva que prohíba a todos los empleados y contratistas federales comprar servicios sexuales, ya que esta práctica contribuye a la trata de personas con fines de explotación sexual, así como que se asegure de que todos los responsables de los departamentos correspondientes obligan al cumplimiento de esta política de tolerancia cero.

Aquí tiene una traducción al español de la carta en inglés que se encuentra a continuación y que se enviará al gobierno estadounidense:

Tras el reciente “escándalo” sexual protagonizado por militares y agentes del Servicio Secreto estadounidense, que contrataron prostitutas durante un viaje oficial a Cartagena, Colombia, así como otra serie de incidentes similares acontecidos en todo el mundo, le escribo para solicitar que el gobierno de Estados Unidos actúe de inmediato para poner fin al negocio del sexo y al tráfico de personas con fines de explotación sexual. Le hago un llamamiento para que dicte una Orden Ejecutiva que prohíba a todos los empleados y contratistas federales comprar servicios sexuales, ya que esta práctica contribuye a la trata de personas con fines de explotación sexual, así como que se asegure de que todos los responsables de los departamentos correspondientes obligan al cumplimiento de esta política de tolerancia cero.

La demanda de servicios sexuales alimenta el tráfico de personas con fines de explotación sexual. Millones de mujeres y niñas son vendidas para su explotación sexual, violando de esta manera sus derechos a la integridad física, la igualdad, la dignidad, la salud y a no ser objeto de la violencia ni las torturas. En el marco de su campaña para prevenir el tráfico sexual, el gobierno estadounidense está sujeto a leyes y políticas nacionales e internacionales destinadas a reducir la demanda de servicios sexuales. Asimismo, el embajador de Estados Unidos contra la trata de personas ha dejado claro que frenar esta demanda es parte fundamental de la lucha para erradicar el tráfico sexual. Sin embargo, no existe una política coherente relativa al tráfico sexual y la compra de servicios sexuales que haga referencia a la conducta de los empleados y contratistas del gobierno.

Por todo ello, me gustaría pedir al gobierno de Estados Unidos que adopte una política de tolerancia cero con respecto a la demanda de servicios sexuales que fomenta el tráfico de personas con fines de explotación sexual.

President Barack Obama

Phone:(202) 456-1111
Fax:(202) 456-2461