On NAFTA's 20th Anniversary, Stop Free Trade Expansion

(Español abajo.) Scroll below the Spanish text to enter your information, edit your letter, and send your message.

January 1st marked the 20th anniversary of the North American Free Trade Agreement (NAFTA). NAFTA was the first free trade agreement (FTA) between a developing country and two developed nations (Mexico, the United States, and Canada). It was also the first FTA to intentionally create protections and benefits for transnational corporations and foreign investors. Thanks to NAFTA, the last 20 years have been immensely profitable for transnational corporations, but in equal manner disastrous for the vast majority of citizens and residents of North America.

In Mexico, NAFTA has devastated the agricultural sector, and the way of life for millions of farmers and indigenous people. Food prices have increased, as has migration, while local production and workers’ rights have diminished. All sectors of the economy have seen increased privatization, and internationally funded megaprojects are threatening community relations, the environment, and human health.

NAFTA’s effects on the people of the United States and Canada have also been extremely harmful.

Despite NAFTA’s obviously negative impacts on the populations of these three countries, similar FTAs have been implemented across the world.

The United States is engaged in several FTAs with Latin America, including CAFTA, the FTA with Colombia, and with Panama. And we are currently negotiating a much bigger FTA: the Trans-Pacific Partnership (TPP).

12 countries (Australia, Brunei, Canada, Chile, Japan, Malaysia, Mexico, New Zealand, Peru, Singapore, Vietnam, and the United States) have been negotiating the TPP for four years. The meetings related to the TPP have been secret to the general public, but open to transnational corporations, who are working hard to advocate for conditions that increase their profits and protect their interests. More than 600 official, overwhelmingly corporate, “trade advisors” have special access to the discussions and the TPP text.

The TPP could be the most dangerous FTA to date. We ask that you stand with the workers, families, indigenous groups, and local producers of these 12 countries, and ask your legislators to oppose Fast Track authority for the TPP.

We and the people of North America (and of all other countries involved in the TPP) need your solidarity to stop this dangerous FTA. Help us stop the TPP so that we don’t expand the same catastrophic mistake we made 20 years ago. 

Take action below!

--

Bajo el siguiente texto, ponga su información, edite su carta, y mande su mensaje.

El primero de enero marcó el aniversario número 20 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El TLCAN fue el primer Tratado de Libre Comercio (TLC) entre un país en vía de desarrollo con dos países desarrollados (México, Canadá y Estados Unidos). También fue el primer TLC que creó protecciones y beneficios para las corporaciones transnacionales y l@s inversionistas extranjeros. Gracias al TLCAN, los últimos 20 años han sido increíblemente rentables para las corporaciones transnacionales, pero inmensamente desastrosos para la mayoría de l@s ciudadan@s y residentes de América del Norte.

En México el TLCAN ha devastado al sector de la agricultura, y la forma de vida de millones de campesin@s y de personas indígenas. Los precios de la comida han aumentado exorbitantemente, y también ha aumentado la migración, mientras que la producción local y los derechos de l@s trabajador@s continúan disminuyendo. Ha habido un aumento en la privatización de todos los sectores económicos y en el número de megaproyectos financiados por corporaciones transnacionales, los cuales amenazan los tejidos comunitarios, el medio ambiente, y la salud humana.

Los efectos del TLCAN en la gente de Estados Unidos (más abajo en el enlace) y Canadá también han sido muy dañinos.

A pesar de que obviamente el TLCAN ha tenido muchos impactos negativos en las poblaciones de estos tres países, TLCs similares han sido implementados por todo el mundo.

Los Estados Unidos están involucrados en varios TLCs con Latinoamérica, incluyendo el TLCAC (CAFTA en inglés), el TLC con Colombia, y el TLC con Panamá (más abajo en el enlace). Actualmente están negociando un TLC mucho más grande: el Tratado Trans-Pacífico (TTP).

12 países (Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nuevo Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam, y los Estados Unidos) han estado negociando el TTP por cuatro años. Las reuniones de las negociaciones han sido secretas para el público general, pero a ellas han sido invitadas corporaciones transnacionales que están trabajando fuertemente para crear condiciones que incrementen sus ganancias y protejan sus intereses. Más de 600 “consejer@s de comercio” oficiales, la mayoría miembros de corporaciones, han tenido acceso a estas discusiones y al texto del TTP.

El TTP podría ser el TLC más peligroso que haya visto el mundo. Por favor, demuestre su solidaridad con l@s trabajador@s, familias, grupos indígenas, y productor@s locales de estos 12 países, y pídale a sus legislador@s que se opongan a la autorización de Vía Rápida (Fast Track authority) para el TTP. 

Nosotr@s y las personas de América del Norte (y de todos los otros países involucrados con el TTP) necesitamos de su solidaridad para parar a este peligroso TLC. Ayúdenos a parar el TTP para que no se amplifiquen los mismos errores catastróficos que sucedieron hace 20 años. 

¡Tome acción abajo!