Stand up for justice in Honduras

UPDATED JUNE 14

Honduran police and military outside the hydroelectric project Agua Zarca. Photo credit: CICA

For nearly two months, Berta Cáceres and Tomás Gomez Membreño of COPINH (Council of Indigenous and Popular Organizations of Honduras) have been standing with communities that live along the Blanco River, where a hydro-electric dam is being constructed. Communities are terrified that they will lose access to this important source of water. COPINH leadership has worked in defense of the right to land and water, and has subsequently been subjected to death threats and intimidation. On May 24, Berta and Tomás were detained by U.S.-backed Honduran authorities. Both activists were later released.

At Berta Cáceres’ hearing on June 13, it was ruled that she is free to travel outside the country. Although the defense wanted a definitive stay, the case remains open with the possibility of the prosecution presenting new evidence. Marcelino Martínez, Berta’s lawyer, stated, “It was clear that members of the military were following orders and contradicted themselves. The police didn’t carry out an investigation, they only repeated the military’s version.”

In Honduras the criminalization of rights defenders is all too common. Human rights violations and impunity are rampant. Honduran state security forces, who receive arms and training from the U.S., are often among the alleged perpetrators. Courageous individuals put themselves at grave risk in calling for justice.

Members of the U.S. Senate want answers. On Thursday, May 23rd, U.S. Senator Ben Cardin (D-MD) authored a letter addressed to Secretary of State John Kerry. The letter addresses ongoing human rights violations in Honduras, expressing concern about alleged participation on behalf of U.S.-backed security forces in such abuses. This is particularly important in the context of the upcoming general elections in November 2013. Human rights defenders in the country have begun to see an increase in rights abuses and repression, which they expect to continue leading up to the elections.

State Department certifications, which are intended to assure that U.S. foreign assistance dollars support the rule of law in Honduras (per the Consolidated Appropriations Act of 2012), appear to contradict the reality on the ground.


The letter asks State Department to:
  • provide Congress with a detailed assessment of the efficacy of current Honduran government efforts to address this issue as mandated by FY12 Appropriations language;
  • conduct a detailed review of specific State Department actions to help ensure that no U.S. funds are being used to support police implicated in human rights violations; and
  • make every reasonable effort to help ensure that Honduras’ upcoming November 2013 elections are free, fair and peaceful.

-------------------------------------

Ya son casi dos meses que Berta y Tomás han estado apoyando comunidades que viven a lo largo del Río Blanco, donde se está construyendo una presa hidroeléctrica denominada Agua Zarca. Las comunidades están aterrorizadas por perder el acceso a este fuente importante de agua con la privatización del río. COPINH ha trabajado en defensa de su derecho a la tierra y al agua y por eso ha sido sujeto a amenazas de muerte e intimidaciones. Los residentes de Río Blanco están experimentando un alto nivel de militarización en su pequeña comunidad. El 24 de mayo, Berta y Tomás fueron detenid@s por oficiales hondureñ@s apoyad@s por Estados Unidos. Ambos activistas fueron dejados en libertad.

En la audiencia Berta Cáceres el 13 de junio se falló que no hubo elementos suficientes de prueba contra la luchadora hondureña y que por ende recupera su posibilidad de viajar fuera del país. Aunque la defensa reclamaba el sobreseimiento definitivo, el juicio se mantendrá aún abierto y se aguarda que la parte acusatoria, el Estado a través de la Procuraduría de la República, debería aprobar nuevos elementos.  Martínez declaró, “Quedó evidenciado que los miembros del ejército entraron en grandes contradicciones y cumplían órdenes. La policía no realizó ninguna investigación sino que se limitó a repetir la versión del Ejército.”

En Honduras la criminalización de l@s defensores de los derechos es demasiado común. Las violaciones de derechos humanos y la impunidad están generalizadas. Las fuerzas de seguridad del Estado de Honduras, los cuales reciben armas y entrenamiento de los EE.UU., muchas veces están entre los presuntos responsables. Individuos valientes se ponen en grave riesgo para pedir justicia.

Los miembros del Senado de EE.UU. quieren respuestas. El jueves 23 de mayo el senador estadunidense Ben Cardin (Democrata-MD) escribió una carta dirigida al Secretario de Estado, John Kerry. La carta se dirige a las violaciones continuas de derechos humanos en Honduras, expresando su preocupación por la presunta participación de las fuerzas de seguridad, respaldadas por Estados Unidos, en tales abusos. Todo esto tiene un significado especial en el contexto de las próximas elecciones generales en noviembre del 2013. L@s defensores de los derechos humanos en el país han comenzado a ver un aumento de las violaciones de los derechos y de la represión, y esperan que va a seguir hasta las elecciones.

Las certificaciones del Departamento de Estado, las cuales tienen como objetivo asegurar que la ayuda externa de los EE.UU. apoye al Estado de Derecho en Honduras (por la Ley de Asignaciones Consolidadas de 2012), parecen contradecir la realidad vivida en el país. 

La carta pide al Departamento de Estado:
  • proporcionar al Congreso una evaluación detallada de la eficacia de los esfuerzos actuales del gobierno de Honduras para esta cuestión conforme con el lenguaje de las Asignaciones del año fiscal 12;
  • llevar a cabo una revisión detallada de las acciones específicas del Departamento de Estado para ayudar a garantizar que ningunos fondos de los Estados Unidos se están utilizando para apoyar a los policías implicados en violaciones de los derechos humanos, y
  • hacer todos los esfuerzos razonables para garantizar que las próximas elecciones de Honduras en noviembre 2013 sean libres, justas y pacíficas.
Tome acción para apoyar los derechos humanos en Honduras.